Esta semana la administración de Biden anunció la eliminación de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) de su lista de organizaciones extranjeras terroristas. Esto basado en el apoyo al acuerdo de paz realizado en el 2016.

Lo que muchos consideran como un frágil acuerdo ha sido el argumento para que la gestión del actual mandatario tome la decisión. Después de muchas años de conflicto excomandantes de las FARC se han involucrado activamente en la política.

Antony J. Blinken secretario de Estado expresó en un comunicado que las FARC se había “disuelto y desarmado formalmente”, “ya no existe como una organización unificada que se dedica al terrorismo o actividades terroristas o que tiene la capacidad o la intención de hacerlo”.

Esta medida provocó fuertes críticas entre los republicanos al confirmar el apoyo de la administración Biden al acuerdo que ha sido inestable entre el gobierno colombiano y la organización rebelde firmado hace 5 años.

“El levantamiento prematuro de la designación de la #FARC como organización terrorista es un ejercicio de apaciguamiento. No han ejercido remordimiento ni actos de contrición por su narcoterrorismo en curso contra colombianos y estadounidenses inocentes. Nuestros aliados regionales merecen algo mejor de este administrador”. Escribió en Twitter Mike McCaul de Texas, del comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes.

“La decisión del presidente Biden de eliminar a las FARC de la lista del Departamento de Estado de Organizaciones Terroristas Extranjeras envalentonará a los grupos terroristas en toda América Latina, empoderará a los narcotraficantes y allanará el camino para el castrismo-chavismo en Colombia”, declaró el republicano DeSantis, gobernador republicano de Florida.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *