El Partido Republicano se alzó el 2 de noviembre con la victoria en las elecciones de gobernadores en Virginia, convirtiéndose Glenn Allen Youngkin en el nuevo gobernador electo por la mayoría.

La derrota en los comicios fue para el demócrata y ex gobernador Terry McAuliffe , con una desventaja de dos puntos.

Esta derrota enciende las alarmas en el partido demócrata y les da un panorama de la perspectiva de la gestión del actual gobierno. Y es que hace tan sólo un año el presidente Biden ganó cómodamente en el estado, en la contienda de elecciones presidenciales.

Los resultados desfavorables para el partido demócrata pueden ser señales de problemas a presentarse en las elecciones a realizarse el próximo año.

“Este es el espíritu de Virginia que se une como nunca antes”, expresó Glenn Youngkin a sus adeptos.

“Durante demasiado tiempo, se ha esperado que dejemos de lado nuestros sueños, que dejemos de lado nuestras esperanzas, que nos conformáramos con expectativas bajas. No seremos una comunidad de expectativas bajas. Seremos una comunidad de expectativas altas”, manifestó el gobernador electo.

Por otra parte luego de los resultados no se hicieron esperar las impresiones de los simpatizantes de ambos partidos. El encuestador demócrata Cornell Belcher calificó la pérdida como catastrófica para los demócratas.

“Es hora de presionar el botón del pánico, porque la base no está motivada”, manifestó el demócrata.

También John Ashbrook quien es un estratega republicano que trabaja en las elecciones del senado manifestó su opinión.

“La victoria de Youngkin en Virginia debería servir como una llamada de atención a los demócratas en todas partes donde se avecina una ola épica”

“Están claramente insatisfechos con el rumbo que está tomando nuestro país y están dispuestos a ejercer su derecho a cambiarlo ”, expresó Ashbrook.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *