La administración del Presidente Biden le ha dado un fuerte golpe a la comunidad pro-vida al revertir oficialmente una medida del ex-mandatario Trump. En esta se prohibía que las clínicas que reciben fondos del gobierno bajo el argumento de planificación familiar, remitieran pacientes a servicios de aborto.

En la presidencia de Trump los activistas pro-vida celebraron su política y se aplicó al Título X, un programa de gobierno de planificación familiar para mujeres de bajos recursos. Con la medida de Trump impidió que los ingresos del Título X fueran a parar a centros clínicos abortistas, donde se recomendaba y practicaba este acto como un método de planificación familiar. En el texto de la regla también se les exigía a los beneficiarios que separaran financiera y físicamente sus servicios de aborto de los servicios que no lo eran.  La oposición de ese momento le dió el nombre de inmediato de “regla de la mordaza”. Por el contrario los que estaban a favor la llamaron “regla de proteger la vida”.

Planned Parenthood que es una organización sin fines de lucro, que ofrece servicios de “Salud reproductiva, de educación sexual, de planificación familiar y de aborto”, fue una de las que prefirió no seguir la regla de la administración de Trump, perdiendo así alrededor de $ 60 millones de fondos en el año. 

Esta semana el Departamento de Salud y Servicios Humanos expresó la nueva medida que revoca las exigencias de la regla de la era de Trump, a la que Planned Parenthood calificó como una gran victoria.

“Agradecemos a la administración de Biden-Harris por poner fin rápidamente a la política dañina y priorizar el acceso a la atención de la salud sexual y reproductiva”, expresó el presidente y director ejecutivo de Planned Parenthood, Alexis McGill Johnson.

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *