El presidente Biden ha sido denunciado por 21 fiscales del país por la agenda LGBT que ha impuesto desde que inicio su administración.

La denuncia se llevó a cabo a través de un escrito, donde los fiscales generales manifestaron su desacuerdo por las imposiciones que ha hecho el mandatario para hacer cumplir la agenda LGBT. Ellos aseguran que el presidente ha violado la libertad religiosa de los habitantes al implantar ciertas leyes en la escuelas, empresas y los lugares públicos. Una de ellas permitir a las personas transgéneros hacer uso de baños del sexo opuesto al de su nacimiento.

También manifiestan que se ha estado implantando estas leyes para forzar la aceptación de la comunidad LGBT. Estas han sido producto de una gran cantidad de reformas que han venido realizando a la Ley de Derechos Civiles de EE.UU. Señalan su desacuerdo en que sea interpretado como discriminación, todo acto que no consienta las acciones y principios de esta comunidad.

Parte de la carta expresa, “Al aprobar la EEOC y las pautas del Departamento de Educación, la administración de Biden socava el estado de derecho y socava la legitimidad de estas agencias ejecutivas”

Continua, “Las agencias federales no tienen la autoridad para cambiar las leyes unilateralmente. Ésta es prerrogativa exclusiva del Congreso. Acciones como estas excluyen la voz, el voto y la participación del pueblo y sus representantes, lo cual no es ni derecho ni constitucional”.

Herbert H. Slatery III de Tennessee, del partido republicano, esta entre los senadores que firmaron el escrito de la demanda, incorporando a fiscales generales de 20 estados del país. Slatery es el principal defensor de esta causa conservadora.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *