«Texas ejerció el interés estatal en proteger a los niños no nacidos de los tortuosos abortos por desmembramiento, un método que mata a los niños no nacidos desgarrándolos miembro por miembro. Por lo tanto, la Legislatura prohibió el procedimiento en 2017″.

En una decisión 2 contra 1, el panel de apelaciones confirmó su bloqueo a una ley de Texas impuesta en 2017.

El juez James L. Dennis, quien votó para anular la ley argumentó que la prohibición del aborto por desmembramiento «sobrecarga indebidamente el derecho de la mujer, protegido constitucionalmente, de obtener un aborto con previa posibilidad».

«SB8 establece un obstáculo sustancial en el camino de las mujeres que buscan abortos», escribió Dennis.

«Infligiría una dificultad especial a las mujeres de bajos ingresos que a menudo no pueden obtener un aborto hasta este punto de su embarazo».

Fue el juez Don Willett quien votó para mantener la ley, y al parecer tiene intenciones de presentar una nueva apelación en un futuro; con la esperanza de cambiar el veredicto.

El aborto sigue siendo un tema que divide la opinión en Estados Unidos, al igual que en muchos otros países.

Los grupos conservadores cristianos, que representan una parte importante del electorado de Trump, son uno de los sectores que más se opone a esta práctica.

El presidente republicano, llegó a afirmar que “los niños no nacidos nunca han tenido un defensor más fuerte en la Casa Blanca”.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *