El presidente Trump firmó el 2 de junio una orden ejecutiva para priorizar la libertad religiosa en los programas de asistencia y de política exterior de Estados Unidos.

“La libertad religiosa para todas las personas en el mundo es una política exterior de máximo interés para Estados Unidos, y Estados Unidos respetará y promoverá enérgicamente esta libertad”, indicó la orden.

Dentro de los 6 meses posteriores a la fecha de la orden, el secretario de Estado junto con el administrador de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) deben “desarrollar un plan para priorizar la libertad religiosa internacional en la planificación e implementación de los programas de política exterior y asistencia exterior de EE.UU. del Departamento de Estado y la USAID”.

La nueva orden también asigna al menos USD 50 millones por año para programas que promueven la libertad religiosa internacional.

La orden también establece que Pompeo dirigirá a los jefes de misiones en los países que están incluidos en la lista del Departamento de Estado de «países de especial preocupación» por las violaciones de la libertad religiosa internacional y en la «lista especial de vigilancia» de la libertad religiosa, para que elaboren «planes de acción integrales para informar y apoyar los esfuerzos» del gobierno de Estados Unidos «para alentar a los gobiernos anfitriones a que avancen en la eliminación de las violaciones de la libertad religiosa».

Trump instó a los gobiernos a dejar de perseguir a sus ciudadanos, liberar a los presos de conciencia, eliminar las leyes que restringen la religión, y a proteger a las personas oprimidas.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *